Los castigos empleados contra las mujeres de ideas progresistas para disuadir contra actos de rebeldía comenzaban con raparles la cabeza, una forma de despojarlas de su feminidad que las marcaba socialmente y “castigaba” a los republicanos de su entorno. La imagen de la mujer liberal fue demonizada públicamente para luego someterla con mayor facilidad durante el Franquismo.

Feminismo canario en el siglo XX / Pincha aquí para leer el artículo

¡Bienvenid@! ¿En qué podemos ayudarte?
Escanea el código